Trabajando con el elemento tierra: Germinar, propagar y abonar.

Quienes hacen jardinería, siembran su propia huerta o quienes trabajan la tierra, mantienen constantemente un intercambio energético con el elemento del cual no son necesariamente conscientes. De forma indirecta reciben las propiedades de la tierra, incorporando y atrayendo sus beneficios tanto físicos como energéticos. ¿ Alguna vez analizaste cómo te sientes después de trabajar una mañana con tus plantas?¿Te has dado cuenta de tus sensaciones corporales después de caminar descalzo por el pasto? ¿Has notado cómo te revitalizas después de dar un paseo por un bosque? 

En mayo,  Sativa y Yerbatería, decidimos hacer honor a la tierra como  elemento y como nuestra gran madre. Pensando esto, a continuación te dejamos diferentes tips que te permitirán optimizar tu trabajo y relación con la tierra desde la jardínería.


El mito creacional que le atribuye el origen del hombre a la mezcla de barro, arcilla o tierra con el “soplo de vida” está presente a través de un sinnúmero de cosmogonías. Para los guaraníes de Paraguay, el dios Tupa creó al hombre y a la mujer a partir de estatuillas de arcilla; por otro lado, el mito griego de Prometeo cuenta que este Titán, creador de los hombres, moldeó una criatura en arcilla a la cual Atenea dio el hálito divino; y la mitología sumeria cuenta que la diosa Araru formó a un héroe llamado Enkidu a partir de un un bloque de arcilla.

Somos de la tierra. Ella no solo nos provee y protege como una madre, sino que nuestros cuerpos se componen de su misma materia. No es una sorpresa que estar en contacto con ella como organismo vivo, pero también como elemento primario nos permita lograr un mayor balance energético. Gracias a su  naturaleza receptiva, estable y abundante, la tierra nivela nuestras cargas energéticas, compensa nuestros sistemas y nos ayuda a enraizarnos. Así como es la base para la germinación, mantenimiento y propagación de la vida vegetal,al invocar el elemento tierra y realizar rituales con este mismo, podemos manifestar y materializar toda energía, pues su rol es el de incubadora de la vida y de la creación.

¿Cómo germinar una semilla?

Para germinar una semilla, lo primero que debes tener en cuenta es verificar su fecha de expiración, ya que esta puede variar depende de la especie. Si prefieres germinar la semilla de una planta directamente, deberás asegurarte de que el fruto esté casi seco, pues esto es lo que garantiza que la semilla esté madura y fértil. Por desgracia, en vista del monopolio de soberanía alimentaria de Monsanto, es probable que tu semilla no germine, por lo cual nuestra recomendación es que compres semillas orgánicas en bancos especializados para esto. Para germinar, deberás contar con las siguientes condiciones.

  1. El sustrato en que se germine deberá ser lo más estéril posible para evitar la propagación de hongos y bacterias. Usa algodón, turba de coco o arena.
  2. La semilla sebe ser enterrada a su propia profundidad.
  3. Debe estar siempre húmeda. Es muy importante que no la dejes secarse, pues de lo contrario, el proceso no será efectivo.
  4. Deberás mantenerla en un lugar sombrío donde no le de la luz directa. Solamente cuando salgan sus primeras hojitas podrás exponerla a un poco de sol.
  5. Cuando veas que tiene sus primeras hojas, o su raíz haya alcanzado alrededor de 1cm, podrás transplantarla a una maceta con tierra.

¿Cómo propagar una planta por esqueje?

Una de las grandes cualidades de las plantas es que cada una de sus células tiene la capacidad de duplicar todas las partes y funciones de la planta, por eso resulta relativamente fácil reproducirlas.

Para esto, te recomendamos seguir las siguientes indicaciones:

  1. Corta un esqueje (ramita) de una planta sana y fuerte.
  2. Consulta un calendario lunar y hazlo en luna menguante o nueva, pues es el momento donde la energía de la planta se concentra en su raíz.
  3. Procura que el corte sea en diagonal para evitar acumulamiento de insectos y hongos en la “camita” que se forma en el tallo al hacer el corte recto.
  4. Elimina las hojas cercanas al corte para que puedas tener un “palito” que se pueda enterrar y sostener.
  5. Pon un poco de sábila en la cortada, pues esto es un poderoso cicatrizante que ayuda a curar el tallo y a que las raíces salgan más rápido.
  6. Utiliza un sustrato estéril como el coco o la arena para evitar la propagación de hongos y bacterias.
  7. Riega las hojitas dos veces al día mediante aspersión. Al igual que en el proceso de germinación, es importante que el esqueje esté siempre húmedo.

Este método de propagación es por tierra. Recuerda que por agua también es muy simple hacerlo, consulta nuestro artículo de abril, para mayor información.

¿Cómo abonar correctamente con productos naturales?

Es importante que recuerdes la importancia de abonar tus plantas caseras, pues los nutrientes se van agotando poco a poco. Es fundamental que procures usar abonos orgánicos, caseros o del mercado hechos a base de productos naturales. Este es uno de los mejores cuidados que puedes dar a tus plantas y si además las consumes, no querrás poner en tu cuerpo químicos nocivos. Recomendamos que abones durante la fase lunar menguante o nueva, pues es el momento ideal para que la planta absorba los nutrientes, ya que toda la energía se concentrará en la tierra y en la raíz. Puedes abonar tus plantas con método foliar, el cual se hace directamente por aspersión en las hojas, o radicular, en las raíces. Este último puede ser líquido para mezclar en agua o sólido para enterrar en la tierra de la maceta. Como abonos orgánicos recomendamos los siguientes:

  1. Compost: Es el resultado de la descomposición de restos orgánicos que se pueden encontrar facilmente en nuestras casas. Realizar su propio compost requiere dedicación pero es muy fácil. Este artículo, detalla los pasos necesarios para hacer su propio compost casero. http://www.sativa.com.co/compostar-en-casa-es-mucho-mas-facil-de-lo-que-te-imaginas/
  2. Hummus: Resulta del proceso digestivo de las lombrices y es uno de los mejores fertilizantes orgánicos.

Otros abonos orgánicos de fácil acceso son el ripio de café colado, el agua de vegetales hervidos y las cáscaras de huevo trituradas. Basta simplemente con agregarle un poco a la tierra para ver su efecto en nuestras plantas en pocos días. El Biofertilizante Sativa, ha sido especialmente concebido a partir de una mezcla de ingredientes, para alcanzar un óptimo nivel de nutrición en nuestras plantas

El abono es el mejor método para mantener las plantas fuertes y sanas, pero es muy importante no excederse a la hora de abonar la tierra, pues esto puede ser nocivo para las plantas por lo cual recomendamos que se haga una vez al mes únicamente.

Así como en abril te invitamos a pensar el uso que le das al agua, queremos llamar a la reflexión respecto a la relación que cada quien tiene con la tierra. Ya hemos hablado de la importancia de trabajar o simplemente exponerse a ella y sus propiedades, por lo cual te invitamos a compartir esta información con todos aquellos que consideres, necesiten incorporar sus propiedades calmantes y de abundancia dentro de sus vidas. Si estás en Medellín, te invitamos a que participes en el taller del mes de mayo que será sobre siembra de Bonsai. Como siempre, tus comentarios son muy importantes para nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *