¿Tienes visitantes no deseados en tu jardín? Conócelos, y aprende a controlarlos

Si tienes plantas en casa, lo más seguro es que también hayas tenido en algún momento la visita —no deseada— de algún animalito que quiere acabar con ellas. Tener plantas llenas de bichos puede ser muy frustrante, sobre todo porque a veces son difíciles de identificar, y por lo tanto casi imposibles de controlar.

 

Hoy hablaremos sobre los bichos que suelen ser problemáticos para las plantas, pero antes de pasar a hablarte sobre ellos (y sobre cómo controlarlos), creo que vale la pena aclarar algo: no todo lo que veas en tu planta es necesariamente una plaga. Las plantas son seres vivos, e inevitablemente atraen a otros seres vivos: algunos se alimentan de ellas, otros las usan como vivienda, algunos las polinizan, ayudándolas a reproducirse. Las plantas también pueden beneficiarse con esas visitas… la naturaleza es diversa, y hay montones de relaciones de simbiosis que nuestras plantas llevan a cabo con otros seres, casi siempre sin que nos demos cuenta.

Sin embargo, parece que los humanos queremos estar en espacios absolutamente asépticos (como si tal cosa fuera posible en un contexto normal), y nos hemos acostumbrado a rechazar la presencia de otros seres, calificándolos como plagas simplemente porque no nos gustan, aunque no nos estén causando ningún daño.

La naturaleza tiene sus propios mecanismos para controlar las plagas. Por ejemplo, cuando hay cultivos diversos en una misma zona, ciertas flores pueden tener efectos “repelentes” para unos insectos y algunas hojas pueden ser irritantes para otros, ayudando a mantener un equilibrio dinámico en el ecosistema. Pero cuando hacemos mono-cultivos, o cuando estamos en el contexto planeado y controlado de un jardín de interior, esos mecanismos naturales no funcionan bien, y por eso es más fácil que aparezcan bichos que terminan por convertirse en plagas.

Si la salud de tus plantas se está viendo seriamente afectada por la presencia de algún visitante no deseado, es importante que identifiques primero cuál es el problema, para después buscar soluciones que sean realmente funcionales, respetuosas con tu planta, y con tu salud y la salud del planeta. Aquí hay una lista con los problemas más frecuentes, para que aprendas a reconocerlos y a resolverlos antes de que acaben con tus amigas verdes:

 

Pulgones o áfidos

Son pequeños insectos parásitos, que pueden ser verdes, amarillos, cafés o negros, y normalmente tienen una relación de simbiosis con las hormigas, así que si una planta está invadida de pulgones probablemente también estará llena de hormigas, o viceversa. Los pulgones “pican” las plantas y se alimentan de su savia, deformando ramas, hojas y brotes. Son relativamente fáciles de identificar porque se parecen a las pulgas (de ahí su nombre, aunque no tienen nada que ver con ellas), y porque si están en una planta no suele haber uno o dos, sino decenas (o incluso cientos) de ellos.

 

Cochinillas cotonet

Son insectos parásitos que normalmente invaden los cítricos y algunas plantas ornamentales. Son fáciles de identificar por su forma aplanada, su color blancuzco y su textura “algodonosa”, y por las masas (también algodonosas) que dejan en los surcos de las hojas nuevas, donde ponen sus huevos. Se dan con más facilidad en ambientes cálidos y húmedos, y también pueden generar relaciones de simbiosis con las hormigas.

 

Mosca blanca

Son insectos que normalmente se alimentan “mordiendo” los reversos de las hojas. Son muy pequeñas (aproximadamente 1,5 mm de longitud), y su cuerpo es amarillo pálido con alas blancas. Cuando una planta está invadida de moscas blancas, las hojas se llenan de una sustancia pegajosa y pueden empezar a caerse.

 

Araña roja

Las arañas rojas son realmente ácaros, y son tan pequeños que puede ser difícil verlos a simple vista. Los adultos miden aproximadamente 0,5 mm, y es posible identificarlos porque se ven como puntitos rojos en los tallos y en las hojas de las plantas, y a veces incluso dejan hilos similares a las telarañas. Afectan a las plantas generando unas lesiones muy pequeñas, pero que pueden resultar mortales pues reducen la capacidad de la planta de hacer fotosíntesis, y, por lo tanto, de procesar adecuadamente sus nutrientes.

 

 

¿Cómo controlarlos?

Siempre es mejor prevenir que curar, así que lo ideal es que tus plantas tengan buen riego, buena iluminación y ventilación, para evitar excesos de humedad que pueden aumentar las probabilidades de presencia de bichos, así como la aparición de hongos.

Adicionalmente, puedes usar una mezcla de ajo y ají como repelente, para evitar que estos animalitos se sientan atraídos por tus plantas. Para prepararla, pones a cocinar un par de dientes de ajo y un poquito de ají. Cuando el agua haya hervido un rato, lo apagas y lo pasas a la licuadora. Licúas durante unos segundos, cuelas, y lo guardas en la nevera en un frasco con atomizador. Puedes añadir un poquito de jabón de coco (o cualquier jabón que haya sido fabricado con proceso de saponificación, es decir, jabones naturales/artesanales, y no el típico jabón en barra que se usa para la ducha), para ayudar a que la mezcla se “fije” mejor en las plantas.

Si ya hay presencia de bichos, lo ideal es que quites las ramas o las hojas que están más invadidas, que limpies con mucho cuidado toda la planta usando una tela empapada con agua jabonosa (mismo tipo de jabón mencionado más arriba), y que finalmente apliques la misma mezcla de ajo y ají, pero añadiendo un poco de tabaco (que funciona como insecticida), o un biopesticida a base de aceite de neem.

Evita recurrir a pesticidas artificiales e industriales, que no sólo serán dañinos para la planta, sino para tu salud (especialmente si las plantas que vas a tratar son parte de tu huerta casera).

 

¿Alguna vez has tenido alguno de estos “visitantes” en tus plantas? ¿Cuál es tu tratamiento natural favorito para controlarlos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Sativa, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

 

 

Fotos obtenidas aquí, aquí, aquí y aquí.

2 thoughts on “¿Tienes visitantes no deseados en tu jardín? Conócelos, y aprende a controlarlos

  1. Jose luis says:

    Buenos dias te escribo porque me gusto mucho su publicación, ademas porque me cae como anillo al dedo. Lo que pasa es que tengo coleccion de suculentas y desde hace dos semanas tengo visitantes no deseados que se estan comiendo mis plantas las de hoja mas debil y es un gusanito negro. Ya he matado varios cuando los he visto infraganti. Quisiera saber si lo del ajo serviria o me recomiendan aplicar otra sustancia. Mil gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *