Paso a paso: cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

Hay muchas buenas razones para tener una mini-huerta en casa: tienes control total sobre lo que comes, ves con tus propios ojos el crecimiento de tu comida, aprendes a valorar el trabajo de los agricultores y además te entretienes cuidando unos seres vivos que piden poco pero te dan muchísimo de vuelta.

 

Hace ya un tiempo escribí un artículo en mi blog en el que te contaba algunas buenas razones para cultivar nuestra propia comida, o al menos intentarlo. Y es que para mí aprender a cultivar —aunque fuera sólo unas cuantas hierbas aromáticas— fue un proceso súper enriquecedor, que me ayudó a conectarme mucho más con mis alimentos y, en general, a valorar muchísimo más todo el trabajo y el cariño que hay en la producción de cada vegetal que consumo.

Mis “excusas” para no tener huerta en casa eran que vivo en un apartamento sin balcón, y que tengo dos gatas. Pensaba que eso haría que el proceso de cultivar plantas comestibles fuera imposible… pero la verdad es que mi apartamento igual está lleno de plantas ornamentales, tengo buena luz y ventilación, y mis gatas conviven de manera “pacífica” con nuestras compañeras verdes. Pero también me daba la sensación de que iba a ser un proceso complejo, demasiado demandante. Que no iba a saber cuidarlas y todas se iban a morir. Pero estaba equivocada por todos lados: mi espacio, aunque pequeño, era más que suficiente para tener lechuga, rúgula, hierbabuena, menta, albahaca, y hasta una planta de tomates cherry. La luz de la ventana era perfecta (así que no necesitaba balcón), y con cuidados básicos mis plantas comestibles se pusieron grandes y hermosas, y me dieron riquísimas ensaladas, exquisitos pestos y las más aromáticas infusiones. Y en cuanto a la convivencia con las gatas: sólo le dieron una vez un mordisco a una hoja, y después las dejaron en paz.

Si ya te convencí de que vale la pena tener una huerta casera, en esta publicación te vamos a explicar paso a paso lo que debes hacer para tener la tuya. Es fácil de hacer, y no necesitas materiales raros ni complejos… de hecho puedes usar cosas reutilizadas que consigues muy baratas (¡o gratis!) en una plaza de mercado. Aquí vamos:

 

Necesitas:

  • Una caja / canasta que permita que la tierra drene bien. Puede ser una caja de madera como las que se usan para transportar las frutas, y así además estás aprovechando un producto que ya existe.
  • Un costal o un trozo de tela grande, que tenga tejido muy abierto. Es mejor que uses algo que sea parcialmente sintético para que no se pudra tan rápidamente.
  • Material orgánico que facilite el drenaje: chips de coco, trocitos de carbón vegetal, piedras, etc.
  • Sustrato: una mezcla de tierra con turba de coco que ayude a la aireación y a la circulación del agua.
  • Una grapadora.
  • Y por supuesto: algunas plántulas de tu elección. Para una caja como la de la foto, te recomiendo que no uses más de tres, para que cada una tenga suficiente espacio para crecer y desarrollar raíces. Puedes elegir lechugas de diferentes variedades y así tener la base para tus ensaladas, o hierbas para cocinar como el tomillo y el orégano, o una selección de hierbas aromáticas para hacer tus propias infusiones.

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

¡Manos a la obra!

1. Lo primero que debes hacer es forrar la caja con el costal (o la tela), usando la grapadora para fijar los bordes.

 

 

2. Cuando esté listo el contenedor, debes crear una base de material que facilite el drenaje (con un mix de chips de coco y trocitos de carbón, por ejemplo).

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

3. Con la base de drenaje listo, puedes añadir el sustrato. Puedes acomodarlo un poco con las manos, pero no hagas mucha presión, pues lo que queremos es precisamente que la tierra se oxigene y que el agua fluya fácilmente.

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

4. Cuando la tierra ya esté en su lugar, haz tres hoyitos con los dedos. Ahí será donde pondrás las plántulas. En este caso pusimos una lechuga, albahaca y tomillo.

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

5. Siembra las plántulas, asegurándote de hacer presión en la tierra alrededor de cada una para que queden firmes.

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

6. Por último, aplica un poco de agua para que las plantas se “acomoden” y empiecen a absorber nutrientes del suelo.

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

¡Ya está lista tu huerta! Ahora ponla en un lugar en el que reciba buena luz —idealmente directa— y ventilación, riégala dos veces por semana (evitando “inundar” la caja) y empieza a disfrutar el proceso de ver crecer tus propios alimentos.

 

Paso a paso: Cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

 

¡Eso es todo! Puedes aprovechar los días de descanso que se vienen en semana santa para hacer tu mini-huerta, poniendo a funcionar la creatividad, las labores manuales, el cuidado del planeta y de ti misma/o, todo en un solo proyecto.

 

¿Has tenido, o tienes ya una huerta en casa? ¿Cuáles son tus principales dudas sobre el proceso de cultivar en casa? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

 

 

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Sativa, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

 

6 thoughts on “Paso a paso: cómo sembrar tu propia mini-huerta casera

  1. Elisa says:

    Hola! Tengo una albahaca en matera y ya me consumi las hojas. Cómo debo cuidarla para que vuelva a generar hojitas y lo haga constantemente? Se debe podar por ejemplo? Gracias

    • SATIVA says:

      Hola Elisa!
      Gracias por escribirnos.
      La albahaca es una planta no perenne, así que en algún momento dejará de retoñar y vas a tener que plantar otra.
      La puedes podar pero debes dejar algunas hojas para que sigan creciendo.
      Te invitamos a participar en nuestro TALLER HUERTA CASERA, para que aprendas más y resuelvas todas tus dudas. Para más info escríbenos a contacto@sativa.com.co.
      Saludo!

  2. Pingback: ¿Tienes visitantes no deseados en tu jardín? Conócelos, y aprende a controlarlos | Sativa

  3. Pingback: Tres maneras preparar bebidas aromáticas con hierbas | Yerbateria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *