Maravillas vegetales: plantas que viven del aire

Las plantas son seres maravillosos. Gracias a ellas tenemos papel (¡y libros!); de ellas obtenemos fibras para hacer tejidos que sirven para vestirnos, también obtenemos extractos que se convierten en medicina, nos dan alimento y generan el oxígeno que respiramos…

 

… y todo eso lo hacen con mínimos recursos: necesitan sólo aire, agua y un suelo apto para crecer. O bueno, por lo menos la mayoría. Las plantas que te vamos a presentar hoy no necesitan tierra; viven, como dice el dicho, “del aire”.

Las tilandsias —o plantas del aire— son un género de plantas epífitas (es decir, que viven sobre otra planta usándola como soporte, pero sin parasitarla nutriocionalmente) o litófitas (que crecen sobre las rocas), que agrupa a más de 650 especies. Son originarias del continente americano, y se pueden encontrar en desiertos, bosques y montañas.

Su secreto para sobrevivir sin necesidad de estar sembradas en la tierra está en su capacidad para “atrapar” humedad del aire y tomar nutrientes a través de las hojas. Para hacerlo, se ayuda de los tricomas, que son unas pequeñas vellosidades que tienen la capacidad de almacenar agua y que, además, protegen a la planta del exceso de sol y de la transpiración.

 

 

 

El hecho de que no requieran una matera llena de tierra para sobrevivir hace que las plantas de aire sean muy fáciles de tener en casa, incluso si tienes espacios pequeños. Los cuidados varían según el tipo de tilandsia que tengas; algunas prefieren espacios con sombra (usualmente las más verdes), mientras que otras se benefician de tener luz un poco más directa (las que tienen hojas más grises).

Hay muchas maneras de tener plantas de aire: puedes ponerlas en las ramas de otra planta más grande, puedes amarrarlas con una cuerda y colgarlas del marco de una ventana, puedes usar un soporte específico para tilandsias, o incluso puedes ponerlas en una repisa, al lado de una piedra o de algún otro objeto que le pueda servir como soporte.

 

 

Aunque las plantas de aire no necesitan tierra, es importante que tengas en cuenta que siguen siendo seres vivos y requieren cuidados básicos: buena ventilación, luz —según el tipo de planta será más o menos intensa, aunque nunca sol directo— y humedad en el ambiente. Para darles la humedad que necesitan, debes empaparlas con agua una o dos veces por semana (mientras no tengan flor), teniendo cuidado de sacudir el exceso de agua para que no se pudran. En temporadas de mucho calor, también puedes aplicar agua con una botella pulverizadora (spray).

Algunas de las especies que puedes encontrar fácilmente para tener en casa, son:

 

Tilandsia Cactícola:

Esta especie suele crecer en los cactus (de ahí su nombre, “cactícola”) de los valles desérticos del norte del Perú, donde toma su alimento de la escasa humedad del aire, y aprovechando las tormentas que se dan de vez en cuando en esa región. Se adapta muy bien a climas áridos, y tiene una flor bellísima, y muy vistosa.

 

 

Tilandsia Xerographica:

Estas plantas son originarias de México, Guatemala y El Salvador. Sus hojas se curvan a medida que van creciendo, generando una estructura muy bonita, que parece una roseta. La flor de la Tilandsia Xerographica es grande y vistosa, ¡y puede durar varios meses!

 

 

Tilandsia Gardneri:

Esta especie es originaria de Trinidad y Tobago, Colombia, Venezuela y Brasil. Tiene hojas densas y delgadas, y sus flores son muy vistosas, de color rosa o violeta.

 

 

Tilandsia Duratii:

Las tilandsias Duratii son nativas de Bolivia, tienen hojas alargadas y curvas, y sus flores de tres pétalos violetas también son de larguísima duración (varios meses), además de ser muy fragantes.

 

Tilandsia Usneoides (melena):

Conocida también como musgo español, esta es posiblemente la planta de aire más fácil de identificar, porque hace que los árboles parezcan con barbas. Sus hojas colgantes pueden llegar a medir más de dos metros y suelen ser utilizadas por algunas aves para hacer sus nidos. Aunque no es frecuente verla en espacios cerrados, ¡también es posible tenerla en casa!

 

 

Las plantas de aire son otra maravillosa manifestación de la creatividad, recursividad y resiliencia de la naturaleza. Tenerlas en casa es una manera de conectar con el cuidado de otros seres vivos, mientras disfrutamos de los beneficios que ellas nos proporcionan… e incluso puede verse como un recordatorio de que es posible vivir de manera más sencilla, así como lo hacen ellas 😉

¿Te gustan las plantas de aire? ¿Tienes alguna en casa? ¿Cuál es tu favorita? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

 

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Sativa, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

 

 

4 thoughts on “Maravillas vegetales: plantas que viven del aire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *