¿Es buena idea tener plantas en la habitación?

Son muchas las personas que, aunque adoran las plantas, prefieren mantenerlas en la sala o el comedor y dejarlas lejos de sus habitaciones. Es muy posible que esto se deba al mito (muy difundido) que dice que las plantas nos “roban” oxígeno en la noche y llenan nuestra habitación con dióxido de carbono. Pero… ¿hay algo de cierto en ese mito? ¿O podemos dormir tranquilamente cerca de nuestras compañeras verdes?

 

Ya hemos hablado antes de los beneficios de tener plantas en casa, y hemos visto con más detalle la magnífica tarea que ellas llevan a cabo, no sólo creando sino limpiando el aire que respiramos. Sin embargo, aunque es frecuente ver a a las plantas como invitadas de honor en las salas y comedores, frecuentemente se evita su presencia en las habitaciones como si de asunto de vida o muerte se tratara.

La casa en la que crecí estaba llena de plantas: había un patio grande con árboles de limón y guayaba, un jardín frontal con arbustos y flores, un montón de plantas en el comedor y en la sala… y también en las mesas de noche justo al lado de la cama. Para mí, tener plantas en la habitación era lo normal, y por eso me sorprendí tanto cuando oí por primera vez a alguien diciendo que tener un helecho en la mesa de noche podía ser un peligro para la salud.

Recordé las clases de biología en el colegio, y las cosas que me habían enseñado sobre la fotosíntesis: las plantas, de día, capturan CO2 y liberan oxígeno, pero en la noche el proceso cambia y empiezan, como nosotros, a consumir oxígeno y liberar dióxido de carbono… A primera vista el argumento tenía sentido. ¿Podía ser cierto entonces? ¿Era el helecho de mi mesa de noche un “ladrón” de oxígeno que me estaba envenenando lentamente?

Aunque aparentemente ese mito tiene sentido, antes de lanzarnos a sacar las plantas de la habitación, vale la pena que nos hagamos dos preguntas más:

 

1. Si supuestamente las plantas en la habitación son un peligro para la salud… ¿qué pasa con todos los animales que viven en la selva? ¿Están siendo envenenados lentamente por las cantidades bestiales de CO2 que liberan los árboles? ¿Y qué pasa con las personas que viven en el campo? ¿Corren peligro sus vidas? Evidentemente no. O bueno, no lo sabemos… sus vidas podrían estar en peligro por cualquier otra cosa, pero lo que sí sabemos es que definitivamente las plantas y los árboles del campo y de la selva no están robando el oxígeno de nadie, ni están envenenando con su dióxido de carbono a los seres que los habitan.

 

Frente a esto, alguien podría responder que es diferente, que la selva y el campo son espacios abiertos y por lo tanto el dióxido de carbono no se queda encerrado, intoxicando lentamente a los durmientes. Que una habitación es un espacio cerrado, y por lo tanto tiene oxígeno limitado, y el dióxido de carbono se va acumulando peligrosamente entre sus cuatro paredes. Lo cual nos lleva a la siguiente pregunta:

 

2. Si lo que nos preocupa es que haya un ser que nos “roba” el oxígeno disponible… ¿por qué no sacamos de la habitación a nuestros perros y gatos? ¿Por qué seguimos durmiendo al lado de otros seres humanos, que no sólo nos “roban” oxígeno sino también las cobijas? Porque jamás se nos cruzaría por la cabeza pensar que están “robándonos” nada… sencillamente están ahí, respirando el aire que nosotros también respiramos, y dándonos buena compañía, así que no le dedicamos mucho tiempo a pensar en razones para alejarlos de nuestras habitaciones.

 

¿No estás convencida/o? Bueno, afortunadamente hay personas que ya se han tomado el trabajo de calcular la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono que una planta puede generar o absorber, según sea de día o de noche. Aquí van los datos puntuales:

Si tienes un Miami (Epipremnum aureum, también conocido como “potos”), con un promedio de 30 hojas y calculando que recibe 14 horas de luz durante el día, cuando llegue la noche ya habrá fijado 0,3 micromoles de CO2. Del carbono que “atrapan”, las plantas expulsan en la noche entre un 30% y un 80%, dependiendo de varios factores. Suponiendo que tu Miami de 30 hojas despide un 70% de ese carbono durante la noche, y suponiendo que duermes en una habitación hermética de 36 mts³, mientras tú duermes 8 horas, tu planta te habrá “robado” un 0.022% del oxígeno de la habitación. Según se calcula, un humano de 70 kg. consumiría, durante ese mismo tiempo, un 1,55% del oxígeno de la habitación. ¿Viste? No hay absolutamente nada que temer; no tienes que sacar de la habitación a tus plantas, y tampoco a tu pareja. Hay oxígeno de sobra para todos 😉

 

plantas en la habitación

 

Y para dejarlo más claro, te dejo con tres de los ejemplos que compartió la revista GQ, sobre las situaciones en las que tal vez llegaría a ser peligroso dormir cerca de las plantas:

  • Si duermes durante 8 horas en un vagón del metro, rodeada/o de 4.545 plantas Miami.
  • Si haces un maratón de Harry Potter rodeada/o de 32 amigos y 2.272 cactus en casa.
  • Si te das un baño en una piscina interior con tres amigos, 35 desconocidos y 487 gladiolos.

 

Así que, si todavía tenías limitado el espacio de las plantas a la sala o el comedor, es hora de abrir la puerta de tu habitación y dejar que se inunde con todas las formas, colores y beneficios que aportan las plantas.

 

¿Tienes plantas en tu habitación? ¿Cuáles son tus favoritas para este espacio de la casa?

 

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Sativa, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

 

One thought on “¿Es buena idea tener plantas en la habitación?

  1. Pingback: Plantas ideales para tu habitación | Sativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *