7 Plantas que puedes cultivar fácilmente en tu huerta casera

La historia de mi relación con las plantas, como la vivo hoy en día, de una manera  mas consciente y profunda, comenzó por una investigación académica que hice hace unos años. Gracias a este proceso, conocí a Andrea Medina, fundadora de Sativa y Yerbatería, quien pese su relativamente reciente contacto con las plantas, tiene un conocimiento tan completo y preciso de ellas, que inspira admiración y ganas de querer aprender mas.

Quizá lo que mas me impactó de su historia, es que, al igual que muchos de nosotros, Andrea creció dentro de un contexto urbano, que no favorecía una relación real con la vegetación, donde la desconexión por parte de la mayoría de las personas de ciudad es tan latente, y donde pocas veces nos cuestionamos sobre el proceso que vive una planta desde que germina hasta que llega a nuestro plato.

¿Cuántos de nosotros podríamos realmente distinguir una planta de zanahoria, acelga o frijol?

Este mes, tanto Sativa como Yerbatería están de cumpleaños y en celebración de este periodo de grandes aprendizajes, decidimos hablar desde la experiencia de su creadora. Por esto, traemos una lista de siete plantas comestibles y arómaticas, que conocemos y manejamos bien.

La agricultura urbana es un tema muy especial para Sativa, pues consideramos que el proceso de cultivar y manejar, al menos una pequeña porción de nuestra propia comida, es absolutamente vital. Esto nos acerca a la tierra y nos permite ganar mayor consciencia respecto a los ciclos naturales, además de reconectarnos con la sabiduría ancestral de miles de generaciones cuya subsistencia dependía de su relación con la tierra.

Las plantas que encontrarán a continuación son plantas fáciles de cultivar y mantener en casa. Sólo hay que seguir los cuidados que mencionamos y, como siempre, hacer todo con mucho, mucho amor.

 ¿Por qué cultivar nuestra propia comida en casa?

Como respuesta inmediata, se me ocurre el simple hecho de que la humanidad, desde siempre, ha cultivado su propia comida. Conociendo el crecimiento y ciclos de sus propios alimentos, conectándose con los elementos. Pero mas allá de lo evidente, la agricultura urbana nos permite cultivar alimentos cuyo proceso, desde la elección de las semillas y el abono, hasta el riego, conocemos plenamente, evitando así el consumo de pesticidas, químicos y conservantes dañinos para nuestro cuerpo. Cuando los alimentos se consumen frescos y recién cosechados, estos contienen un mayor nivel nutritivo. Además de esto, el contacto con la naturaleza crea consciencia sobre nuestros hábitos y nos permite ganar soberanía alimentaria. Asimismo, al consumir local y reducir los procesos de transporte, reducimos nuestra huella de contaminación en el planeta. 

A diferencia de lo que pudiera creerse, cultivar plantas comestibles en casa no requiere de un área muy grande. Sólo un poco de ingenio, suficiente riego y luz, bastan para tener una mini huerta casera funcional y muy nutritiva. En una entrada anterior, hicimos un recuento paso a paso de como sembrar una huerta casera.

Básicamente necesitarás un recipiente hecho de barro, cerámica, metal, madera, fibra natural o plástico, cuyas dimensiones sean mínimo de 20x20x20cm. Este debe ser un espacio que reciba, al menos 5 horas de sol directo al día, con un sustrato bien nutrido y  buen drenaje. Anteriormente, también te contamos como deshacerte de los invitados no deseados en tu huerta, así que para las plagas que no faltan, es muy importante que incorpores productos no tóxicos como el BIOFERTILIZANTE SATIVA o el BIOPESTICIDA SATIVAtotalmente orgánicos, naturales y seguros para el consumo.

Como cuidados generales, recomendamos que siempre mantengas un buen nivel de humedad en la huerta, así como también fumigar preventivamente y abonarla de forma regular. Si quieres lanzarte a hacer tu propio compostaje, aquí te enseñamos como. Recuerda que para mantener las plantas lindas y saludables, debes podar sus partes marchitas. Si bien el proceso de ver nacer una planta desde la semilla es precioso, este puede resultar algo frustrante, así que recomendamos, por pura practicidad y para ahorrar un poco de tiempo, que armes tu huerta con plántulas. Dentro de las plantas que mencionaremos, hay algunas perennes y no perennes, lo cual significa que al cumplir su ciclo morirán. No te agobies o desmotives por esto, pues es solo su proceso normal. Si quieres prolongar la vida de sus hojas, deberás cortar sus flores apenas aparezcan. Dentro de las recomendaciones especiales que queremos hacerte está la abundante exposición a la luz, ya que las hortalizas requieren mucho sol para crecer. También es importante que la humedad sea la justa. Si tu huerta no tiene drenaje, entonces ten cuidado de no poner mucha agua y recuerda que el sustrato debe estar siempre bien abonado. 

1. Acelgas, espinacas y lechugas

Estos tres tipos de plantas son muy fáciles de cultivar y mantener. Son no perennes y pueden desarrollarse muy bien con bastante luz y suficiente agua, pero debes tener cuidado con el riego excesivo. La acelga puede recogerse unas 8 semanas después de plantada o cuando sus hojas alcancen unos 18 cm de altura. Resiste muy bien a enfermedades y plagas. Por su parte, las espinacas y las lechugas necesitarán un suelo muy rico en fertilizantes, de lo contrario sus flores crecerán muy rápido y sus hojas quedarán pequeñas.

2. Ají

El ají es una planta perenne que crece muy bien en la semisombra. Necesita también de un suelo muy bien abonado y de un riego abundante, mas no frecuente. Los frutos no se deben mojar, ya que se pueden pudrir. Al ají, le encanta el sol abundante. Si la planta alcanza bastante altura, deberás ponerle una varita para guiar su crecimiento.

3. Albahaca

Esta planta, de amplio uso culinario tanto en platos calientes como ensaladas y bebidas y apetecida por sus propiedades medicinales, es muy fácil de cultivar y muy resistente, especialmente en climas cálidos. De igual manera, se puede reproducir fácil trasplantando sus ramas. Su riego debe hacerse en cuanto se note que el sustrato está seco y debes protegerla de los fuertes vientos. Corta sus flores apenaz aparezcan para que su sabor se mantenga y cosecha sus hojas mas maduras cuando quieras consumirlas.

4. Cebollín

El cebollín, además de ser ornamental, pues sus florecillas moradas que también puedes usar en sopas o ensaladas, le dan vida a cualquier ambiente, es muy fácil de cultivar. Su suelo debe ser muy fértil y bien drenado. Prosperan mejor en pleno sol, por lo cual deben tener al menos seis horas de exposición diaria. Debes mantener su suelo húmedo para que crezca mas rápido y podrás cosecharlo cortando su tallo cuando alcance una altura entre 18 y 26 centímetros.

5. Kale

En términos generales, esta planta no perenne, es muy fácil de sembrar y mantener dentro de tu huerta casera, sin embargo, por su gran contenido de clorofila, necesita de mucha, mucha luz. Debes cuidar que su sustrato no esté muy húmedo y cosechar hoja por hoja, evitando arrancar muchas a la vez.

6. Mentas y oréganos

Ambas plantas perennes, tienen un cultivo similar, pues prefieren la semi sombra. Por su parte, la menta se reproduce fácilmente, llegando inclusive a ser invasiva. Tanto la menta como el orégano requieren de un sustrato muy bien drenado y riego moderado. Podrás cosechar al rededor de ⅓ de las hojas en cuanto sus ramitas alcancen una considerable altura.

7. Tomate

Aunque cultivar tomates en una huerta casera no sea la tarea más fácil, tampoco es imposible, y la sensación de ver tu primer tomate brotado no tiene precio. Especialmente con esta planta hacemos énfasis en comprar plántulas, ya que el tiempo de crecimiento es bastante grande. Necesitan mucha luz para que los frutos puedan crecer, así que no te limites en la exposición solar. Deberás regarla con frecuencia y abundancia. Una vez comiences a ver los frutos, te recomendamos poner una estaca que le de suficiente estabilidad. 


Como sabemos que esta información puede ser mucha, sobre todo si apenas estás comenzando a explorar el mundo de las plantas, te invitamos a que conozcas otras entradas en nuestro blog que ayudarán a orientarte en el proceso de construcción y mantenimiento de tu huerta. Si te encuentras en Medellín, te invitamos a consultar el horario de nuestros talleres para que aprendas de primera mano como sembrar tu propia huerta.

Parte de la filosofía detrás de Sativa es contribuir a crear consciencia respecto a nuestra relación con las plantas y conexión a la tierra, así que queremos conocer tus impresiones, experiencias y relación con el mundo vegetal. ¿Ya sembraste tu primera huerta casera?  ¿Has notado cambios en tu alimentación desde que consumes tus propios alimentos? Déjanos saber en los comentarios si tienes trucos que podamos incorporar dentro de nuestras prácticas.

7 thoughts on “7 Plantas que puedes cultivar fácilmente en tu huerta casera

  1. Margarita Maria Ruiz Arango says:

    Que bueno tener sembrados en nuestro hogar yo estoy haciendo una pequeña siembra de legumbres para el consumo nuestro pero tengo muchos problemas y no he podido con la zanahoria
    Los felicito

  2. Maribel arboleda Rodríguez says:

    Buenas noches,muy interesante el artículo,me podrías dar una asesoría ,trabajo en un prescolar y nos soñamos con una huerta

  3. ALBERTO GOMEZ TOBON says:

    Felicitaciones por tu conocimiento científico, gracias por compartirnos, gracias por enseñarnos a vivir mejor, ustedes son las personas que necesitamos en la sociedad nuestra para hacer, lo mejor, con nuestra naturaleza y no depender de sistemas o modelos económicos que nos dañan, trayendo basura contaminada como son los alimentos que nos importan. Muchas felicidades y que sigan creciendo exponencialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *