5 pasos para que tus plantas sobrevivan a tus vacaciones

En esta época de final de año es muy común que las personas viajen a otras ciudades o países, sea para visitar a sus familias o para cambiar el panorama aprovechando las vacaciones. Si es tu caso, hoy te contamos cómo puedes lograr que tus plantas sobrevivan a tu ausencia. 

 

Si bien las plantas suelen requerir pocos cuidados (comparadas con los animales de compañía, por ejemplo), siguen siendo seres vivos, y requieren como mínimo algo de agua, luz y ventilación para mantenerse vivas. En las ausencias vacacionales, muchas personas olvidan sus plantas y cuando regresan se encuentran con un montón de hojas secas y amarillas… y obviamente eso no es lo ideal.

No hace falta que regales todas tus plantas si te vas a ir de vacaciones, y mucho menos que te resignes a dejarlas morir. Hay técnicas muy sencillas que te pueden ayudar a extender los tiempos de riego, y que le darán a tus plantas un empujoncito adicional para que sobrevivan mientras no estás.

 

1. Ponlas lejos del sol directo

Elige una zona de tu casa que tenga suficiente luz, que idealmente no tenga sol directo (pues esto las secaría más rápido), y muévelas a esa zona para que la humedad en el suelo dure más tiempo.

 

2. Ponlas todas juntas

De esta manera las plantas se darán sombra entre ellas, y podrán mantener mejor la humedad del aire que las rodea. Acomoda todas tus plantas de manera que generes una mini-jungla.

tips para que tus plantas sobrevivan a tus vacaciones

 

3. Riégalas muy bien, y cubre el suelo con mantillo

El mantillo se refiere a una capa que se aplica sobre la superficie del suelo y sirve, entre otras cosas, para conservar mejor la humedad. Las plantas que tienen en suelo cubierto con mantillo pierden hasta 25% menos de humedad, así que el riego dura más, y hay menos riesgo de que tus plantas se sequen hasta la muerte en tu ausencia. Puedes usar piedras pequeñas, cascarilla de arroz, trozos pequeños de madera picada o turba o cáscara de coco; en cualquiera de los casos, sólo hace falta que apliques una capa delgada sobre el suelo.

 

4. Crea un sistema de auto-riego

Es muy fácil de hacer: solo necesitas un recipiente lleno de agua y varios trozos de cordón de algodón (uno para cada planta). Pones un extremo en el recipiente —que debe estar a una altura mayor de la de las plantas— y el otro extremo lo entierras en el suelo de cada matera. El cordón permitirá el paso de humedad, de manera que la planta no se secará del todo.

Foto tomada de la cuenta de Instagram de Victoria Vitale

 

5. Pídele a tus amigas/os que te echen una mano

Si tu viaje es de más de dos semanas, lo mejor es que busques ayuda de alguien más para que tus plantas sobrevivan. Puedes aplicar todos los pasos anteriores para que no sea necesario regarlas con tanta frecuencia, pero si no vas a estar durante tanto tiempo, no habrá sistema de auto-riego que aguante, así que es mejor ir a la fija y pedirle a alguien que se pase un rato por tu casa a regar las plantas, y a abrir las ventanas un rato para que se “renueve” el aire.


 

Con estas recomendaciones básicas tus vacaciones ya no tienen por qué ser el sinónimo de la muerte de tus plantas. Solo es cuestión de planear un poco, preparar el “terreno”, hacer uso del espacio y de la creatividad y, por último, también recurrir a la ayuda de amigas/os y vecinas/os. Una bonita manera de agradecerles por el cuidado de tus plantas podría ser regalarles una después 🙂

¿Has usado alguna de estas técnicas? ¿Conoces otras técnicas para ayudar a las plantas a sobrevivir a las ausencias de sus humanos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Sativa, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *